Ozonoterapia

La ozonoterapia estimula el transporte de la oxigenación en el organismo y tiene múltiples beneficios. Puede aplicarse como tratamiento de enfermedades circulatorias, oftalmológicas, cerebrales, óseas, entre otras.

Es importante asistir a una clínica especializada en terapias alternativas para analizar según el padecimiento, el número correcto de aplicaciones de ozono. En cantidades excesivas puede ser perjudicial.

¿Qué es la ozonoterapia?

Es una terapia alternativa que promueve el oxígeno en el cuerpo a través de la aplicación de una mezcla de oxígeno y ozono. Existen diferentes métodos de aplicación y funciona como tratamiento alternativo para varias enfermedades.

Es un tratamiento, rápido, eficaz y económico.

Médico preparando un tratamiento de ozonoterapia

Efectos benéficos de la ozonoterapia

De manera general, la ozonoterapia tiene beneficios en el aumento de la oxigenación celular, es decir, el rápido transporte de oxígeno en la sangre y las células, lo que logra una mejor circulación en todo el cuerpo.

Beneficios que se pueden resaltar de la ozonoterapia:

Ayuda a curar y cicatrizar la piel
Ayuda en la curación de heridas que no cicatrizan. Problemas dermatólogos, quemaduras y hongos en la piel como herpes.
Es Inmunnomodulador
La ozonoterapia estimula a los glóbulos blancos para producir mediadores que aumentan las defensas del organismo ante agresiones externas.
Activa los glóbulos rojos en el metabolismo
El ozono transporta más oxígeno a las células, mejora la función celular y la circulación de la sangre en el organismo.
Funciona como potente antioxidante
El ozono es un limpiador de radicales libres. Como consecuencia, retarda los procesos de envejecimiento celular.
Es gran aliado en rehabilitaciones
Maximiza y obtiene mejores resultados junto a programas de rehabilitación. Esto se debe por potencializar el sistema inmunológico del paciente.
Sirve como antiinflamatorio
Este beneficio es una de las propiedades más importantes del ozono. Reproduce y regenera las células de las sustancias que intervienen en los procesos inflamatorios.
Funciona como germinicida
Elimina hongos, bacterias y virus. La ozonoterapia logra que los procesos fisiológicos del organismo trabajen mejor.

Antecedentes de la ozonoterapia

Después del descubrimiento del ozono -en 1856-, el ozono era utilizado para desinfectar quirófanos y esterilizar material quirúrgico. Posteriormente se utilizó para potabilizar agua y eliminar microorganismos.

En 1892 se ofrecia ozono para el tratamiento de la tuberculosis y, durante la primera guerra mundial fue el tratamiento para un gran número de pacientes.

Primeros usos de la ozonoterapia

Enfermedades en las que se aplica

La ozonoterapia es funcional como tratamiento de diferentes padecimientos y enfermedades. Las enfermedades más comunes en las que se aplican son las siguientes:

Artritis reumatoide
Por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, la mezcla de ozono y oxígeno ayuda a controlar los dolores musculares.
Enfermedades cerebrales
Trombosis, embolia cerebral, etc. Ayuda a la recuperación fisioterapeútica de los pacientes en cuanto a sus funciones corporales y el control motriz.
Otras enfermedades
Como síndrome de fatiga crónica y fibromialgia. Ayuda al dolor crónico que se genera en los músculos y tendones, dolor de cabeza, fatiga y alteraciones del sueño.
Complemento en quimioterapias y radioterapias
Ayuda a tolerar los efectos secundarios de estos tratamientos.
Enfermedades virales
Como hepatitis y enfermedades de transmisión sexual como VIH y herpes.
Retinopatía diabética
Recuperan la función de los tejidos hipóxicos al dañarse la retina.
Trastornos circulatorios
Como consecuencia de la insuficiencia renal y venosa.
Enfermedades neurológicas
Como Alzheimer, Parkinson. Esclerosis, entre otras.
Afecciones intestinales
Colitis, hemorroides y pólipos intestinales.
Neuropatía diabética
Ayuda a regularizar la sangre para evitar la alteración de las fibras nerviosas. Es más común utilizar en pacientes con neuropatía sensitiva.
Glaucoma y maculopatias
En la rama de oftalmología, sirve como apoyo para la pronta recuperación de cirugías visuales.
Insuficiencia vertebrobasilar
Se puede utilizar como tratamiento alterno al tradicional para la disminución de los síntomas.

¿Cómo funciona el Ozono?

Una vez en el organismo, el ozono se disuelve en el plasma y los fluidos corporales. Esto promueve la reacción inmediata de los compuestos de la solución. La dosis, se encuentra estandarizada.

El ozono tiene diferentes propiedades. Su propiedad principal es como antiséptico, seguido de sus propiedades como analgésico y antiinflamatorios. La circulación sanguínea mejora y ayuda los tejidos dañados y transporta con mejor calidad el oxígeno al cuerpo, suministrando energía a las áreas afectadas.

Imagen del ozono recorriendo el organismo

Vías de administración

La ozonoterapia puede aplicarse a través de diferentes vías:

Sonda para la aplicación de ozono vía rectal

Rectal

Por medio de una sonda fina y lubricada previamente, se aplica directamente el gas en el intestino. Esta vía se administra comúnmente para el tratamiento de enfermedades gastrointestinales.

Paciente en tratamiento de ozonoterapia vía endovenosa

Endovenosa

Se extrae un poco de sangre a través de la aguja con la mezcla y sin retirar la aguja, se reinyecta la sangre mezclada con la solución de oxígeno y ozono. Es el método de aplicación que logra reaccionar más rápido en el organismo.

Paciente durante una sesión de ozonoterapia externa

Local o externa

Se puede aplicar de diferentes maneras. A través de una campana de vidrio o una bolsa plástica en el área donde se desea atacar, o a través de cremas y agua ozonizada.

Simulando un tratamiento de ozonoterapia vía intramuscular

Intramuscular

Se inyecta una pequeña cantidad de ozono en el glúteo. Es la aplicación más común y menos incómoda.

¿Cuántas aplicaciones de ozonoterapia se necesitan?

Dependiendo de la patología, pueden aplicarse entre 6 y 16 sesiones.

Efectos secundarios

La ozonoterapia no suele presentar efectos secundarios y su aplicación habitualmente es indolora.

En casos especiales, puede presentarse mareos, dolor de cabeza y visión borrosa. Los efectos secundarios anteriores se deben al aumento de presión arterial que puede existir en el proceso.

Se recomienda no asistir en ayunos a las sesiones de ozonoterapia para evitar sentir muy fuerte los efectos secundarios.

¿Existe alguna contraindicación?

A pesar de que no existe algún efecto secundario, no se recomienda aplicar en casos de intoxicación alcohólica aguda, infarto cardíaco, alergias al ozono y embarazo. Otros casos donde no se recomienda es para pacientes con hipertiroidismo, discrasias sanguíneas severas y favismo.

La ozonoterapia en la Clínica Santo Tomás

En la clínica Santo Tomás se manejan 3 tipos de paquetes por sesiones: de 6, 10 y 16 sesiones. Primero, el médico especialista estudia el diagnóstico del paciente y le recomendará la opción que se ajuste a sus necesidades.

En cualquier situación, se necesita una consulta previa para el diagnóstico previo y el número de sesiones.